person_outline
EN FI FR DE IT PL PT ES SV TR

Filtrar y buscar

Palabra clave

Objetivo

Área curricular

Rango de edad de los estudiantes

Autor

CEFIRE de Valencia

Trabajo de sombreado para aprender buenas prácticas con estudiantes con TEA


La observación de la práctica docente es una actividad educativa profunda y efectiva con efectos duraderos. Permite y promueve el aprendizaje de diferentes prácticas de enseñanza en aulas y escuelas, y es una forma confiable de contribuir a la formación docente.
La observación de la práctica docente es una de las prácticas experimentales que hemos venido realizando en el CEFIRE de Valencia y que ha tenido la mejor retroalimentación e impacto en los docentes.
Uno de los objetivos principales es crear momentos en los que se pueda escuchar a los maestros y permitirles compartir y reflexionar sobre diferentes aspectos educativos. Esto promueve un diálogo entre las escuelas que pueden compartir sus prácticas educativas más exitosas.
La observación de la práctica docente consiste en pasar tiempo con un observador observando cómo muestra una lección o una actividad educativa relacionada con el trabajo que se espera que se haga. Tener un maestro que demuestre una lección y otra observación proporciona al observador una buena idea de cómo se hace una práctica docente.
El CEFIRE y sus consejeros juegan un papel esencial en la detección de buenas prácticas y la coordinación de capacitaciones.

Descripción paso a paso, incluidas las acciones a desarrollar para la preparación e implementación
La acción educativa está estructurada de la siguiente manera:
1. Entrenamiento de inducción que brinda educación sobre teorías pedagógicas, autores y experiencias de prácticas de enseñanza relacionadas con el objetivo de la observación.
2. Visita a la escuela seleccionada.
3. Reunión entre los maestros observados y observadores después del horario escolar.
4. Reunión final con todos los docentes que han participado en las observaciones para llegar a conclusiones y compartir propuestas e iniciativas a desarrollar en la escuela de los docentes observadores.

Estos son los deberes de los diferentes profesionales involucrados:

1.- Consejeros docentes: coordinan y diseñan la observación de la práctica docente
- Detectar buenas prácticas: visitar escuelas, conversar con diferentes maestros que trabajan con estudiantes con TEA.
- Animar a los profesores a compartir su práctica docente con otras escuelas.
- Coordinar y acordar los contenidos de las sesiones con los profesores que serán observados. Apoye su trabajo y empodere a los maestros. Distribuya las actividades y discusiones de los maestros observadores.
- Organizar el grupo de profesores 8-10 que participarán en la visita.


2.- Profesores de la escuela donde se realizará el seguimiento de trabajo:
- Determinar el contenido de la sesión.
- Crea un horario y organiza a los profesores observadores para que puedan asistir a una sesión específica.
- Acércate a otros miembros de la comunidad educativa y pídeles que se unan para traer su voz y experiencia a las discusiones (familias de ASD y estudiantes sin ASD, personal de la cafetería, asociación de padres y maestros, otros administradores educativos).
- Presentar sus prácticas escolares y educativas a los profesores visitantes.

3.-Profesores visitantes que observarán las buenas prácticas:
- Preferiblemente un administrador, el coordinador de educación escolar y un maestro que trabaja con estudiantes con TEA.
- Visita de medio día (4 horas) y observación en las aulas.
- Reflexionar después de la observación sobre sus propias prácticas de enseñanza e informar al CEFIRE sobre algunos aspectos observados durante su visita que están planeando introducir en su propia escuela.

Recursos que se utilizarán, incluidos recursos humanos, materiales y espacios:
- Consejero docente para coordinar las actividades educativas.
- Maestros de las escuelas visitantes y maestros que visitan.
- Instalaciones escolares

Dificultades encontradas al implementarlo y sugerencia
- Seleccionar el pequeño grupo de profesores que participarían en la visita pedagógica
- Trabajando durante las horas de clase y organizando a los estudiantes en la escuela
- Organizar y distribuir a los profesores visitantes para observar en las aulas.

Desarrollo de una Comunidad de Prácticas

COMUNIDAD DE PRÁCTICAS PARA EL PROFESORADO Y ESPECIALISTAS QUE TRABAJAN EN LAS AULAS CyL

A Etienne Wenger se le puede atribuir el hecho de acuñar el concepto de Comunidad de Práctica (a partir de aquí CdP), que utilizó junto a Jane Lave (1991) en el libro publicado Aprendizaje situado. Participación periférica legítima. En este trabajo se refleja la idea de que el aprendizaje implica participación en comunidad y que la adquisición de conocimientos se considera un proceso de carácter social.

Dicho de otro modo, por primera vez se pone de relieve la concepción del aprendizaje como un hecho colectivo frente a la idea clásica que lo limita a un proceso individual.

Posteriormente a estas dos publicaciones han sido muchos los autores que se han atrevido a definir el concepto de CdP. Pero fue otra vez Wenger (1998) quien en su libro Comunidades de práctica: aprendizaje, significado e identidad (Cambridge University Press) fijó las tres premisas o dimensiones –como él las denomina– en las que se asienta una CdP: el compromiso mutuo, la empresa conjunta y el repertorio compartido. Veámoslas una por una:

  • Compromiso mutuo. El hecho de que cada miembro de la CdP comparta su propio conocimiento y reciba el de los otros tiene más valor que el poder que, en otros círculos más clásicos, parece adquirir el que lo sabe todo. El conocimiento parcial de cada uno de los individuos es lo que le da valor dentro de la CdP.
  • Empresa conjunta. La CdP debe tener unos objetivos y necesidades que cubrir comunes, aunque no homogéneos. Cada uno de los miembros de la CdP puede comprender ese objetivo de una manera distinta, pero aun así compartirlo. Los intereses y las necesidades pueden ser distintos y, por tanto, negociados, pero deben suponer una fuente de coordinación y de estímulo para la CdP.
  • Repertorio compartido. Con el tiempo la CdP va adquiriendo rutinas, palabras, herramientas, maneras de hacer, símbolos o conceptos que ésta ha producido o adoptado en el curso de su existencia y que han formado parte de su práctica.

Así pues, podemos decir que una CdP es un grupo de personas, que se reúnen con el fin de compartir ideas, encontrar soluciones e innovar, uniendo sus esfuerzos para el desarrollo continuo de un área de conocimiento especializado, donde colaboran y aprenden unos de otros, de forma presencial y virtual. Se mantienen unidos por un objetivo común y el deseo de compartir experiencias, conocimientos y mejores prácticas dentro de un tema o disciplina.

Son requisitos de una CdP:

  1. Dominio: temática de interés compartido
  2. Comunidad
  3. Práctica. Los miembros de una CdP desarrollan un repertorio compartido de recursos: experiencias herramientas, formas de manejar problemas recurrentes

Los objetivos que debe perseguir una CdP son:

  1. Formación continua mediante el intercambio de conocimiento teórico, metodológico y práctico, alentando el desarrollo de proyectos
  2. Establecimiento de alianzas para facilitar el flujo del conocimiento, reforzar los lazos entre sus integrantes dándoles carácter formal a los nexos entre profesionales y potenciando la colaboración.
  3. Creación de sinergias con las prioridades estratégicas facilitando la detección y registro de buenas prácticas.
  4. Generación de nuevo Es una plataforma donde se comparte conocimiento experiencias y recursos, un espacio que retroalimenta nuevo conocimiento fruto de la discusión y la reflexión.

Estas son las condiciones que se deberían dar para una CdP activa y productiva:

  1. Sentido de pertenencia de sus participantes, lo que implica definir claramente el propósito y los resultados.
  2. Actitud personal positiva hacia el trabajo colectivo, que conlleva la existencia de un clima relacional en el que se fomenten lazos de reciprocidad y colaboración.
  3. Una cultura organizacional que facilite la participación de las personas en la CdP.
  4. Un equipo de coordinación y facilitación que lidere la circulación del conocimiento, el escenario de interacción, el modo de participación, las reglas del juego y las pautas metodológicas.
  5. Roles y responsabilidades en la CdP, y su estructura de funcionamiento, fundamentalmente los mecanismos de comunicación porque en ella interactúan personas, procesos y tecnología.

Plan de acción de la comunidad de práctica

Ver imagen de la práctica

Etapas en el desarrollo de la CdP (ver cuadro)

Propósitos Roles Productos Actividades (métodos y herramientas)

Conocer y registrar experiencias prácticas sobre la atención del alumnado en aulas CyL y tecnología.

Acceder a personas activas profesionalmente en el tema.

Mapear y registrar información sobre buenas prácticas en aulas CyL en el espacio europeo.

Avanzar en la generación y gestión en el conocimiento del tema

Profesorado participante.

Profesorado dinamizador.

Coordinadores de la Comunidad.

Gestores de la plataforma virtual

Resultados:

Las personas integradas en la CdP conocen, intercambian y generan conocimiento en el tema.

La CdP es un referente para instituciones educativas, organizaciones de la sociedad civil, Comunidades científicas, etc.

Posibles indicadores

Número de profesorado activo en la CdP.

Número de intervenciones en la plataforma.

Número de documentos aportados a la comunidad.

Número de aportaciones seleccionadas como buenas prácticas en base a criterios establecidos.

Número de documentos relevantes que se desarrollan, comparte, divulgan y publican.

Número de redes con las que interactúa.

Sistematizar experiencias que provean de buenas prácticas en temas relevantes para la CdP.

Generar un registro de actividades experimentales relevantes que se desarrollan actualmente en las aulas.

Proveer un acceso fácil a dicho registro u a otros a los miembros de la CdP.

Elaborar y validar documentos, actividades, proyectos y experiencias y ponerlos en el escenario de discusión de CdP.

Organizar encuentros presenciales para mantener y consolidar la CdP.

Establecer un canal de información sobre el tema actualizado.

En resumen

Según Wenger, McDermott y Snyder (2002), una CdP es “un grupo de personas que comparten una preocupación, un conjunto de problemas o un interés común acerca de un tema, y que profundizan su conocimiento y pericia en esta área a través de una interacción continuada”.

Las tres premisas en las que, según Wenger (1998), se asienta una CdP son el compromiso mutuo, la empresa conjunta y el repertorio compartido.

Partiendo de la idea de que las CdP pueden ser presenciales o virtuales, las Tecnologías de la Información y Comunicación (a partir de aquí TIC) proporcionan una serie de ventajas al funcionamiento de las CdP. Por un lado, fomentan su existencia facilitando comunicación fluida y, por otro, permiten ser más visibles para el resto de la organización, ya sea durante el momento de su existencia o posteriormente. Las tecnologías de la información permiten que las CdP superen las barreras de las estructuras formales de las organizaciones, las barreras geográficas y las temporales. Las dota de flexibilidad y de accesibilidad, y permite a los nuevos incorporados entender su contexto rápidamente.

Por un lado, fomentan su existencia facilitando comunicación fluida y, por otro, permiten ser más visibles para el resto de la organización, ya sea durante el momento de su existencia o posteriormente. Las tecnologías de la información permiten que las CdP superen las barreras de las estructuras formales de las organizaciones, las barreras geográficas y las temporales. Las dota de flexibilidad y de accesibilidad, y permite a los nuevos incorporados entender su contexto rápidamente.

La figura del moderador en las CdP es una figura clave para que éstas funcionen correctamente. Identificar temas importantes, planificar y facilitar las actividades de la CdP, potenciar el desarrollo de los miembros de la CdP, ayudar a construir la práctica, etc., son algunas de las funciones que debe desempeñar un moderador-coordinador. A éstas hay que añadir una más, también muy importante, que es la misión de garantizar el correcto almacenamiento y la fácil recuperación de los documentos y de toda la información que se intercambia y todo el conocimiento que se genera en el seno de una CdP.

A fin de cuentas, el portal web que se crea como producto del Proyecto Europeo K201AMUSE es una de las herramientas imprescindibles para la creación de una CdP. En él se alojarán los productos, pero sería necesario poner en funcionamiento, mediante las redes sociales (Twitter, Facebook, LinkedIn, Telegram, Instagram…) y otras herramientas web (Blogger, WordPress, Pinterest, Paper.li, Wetransfer ...) lugares de encuentro, debate y producción para las personas que tenemos el “sentido de pertenencia” a una comunidad como esta.

Referencias bibliográficas

Guía de comunidades de práctica. 2011. Marín, G. UNDP. (Programa de naciones Unidas para el Desarrollo Serie metodólogica de Gestión del conocimiento.

Revisión de las Comunidades de Práctica y sus recursos informáticos en Internet de Ettiene Wenger. 2004. Juárez Pacheco, M.

Comunidades de práctica virtuales: acceso y uso de contenidos Sandra Sanz Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento Vol. 2 - N.º 2 / Noviembre de 2005 ISSN 1698-580X www.uoc.edu/rus


Colaboradores

El apoyo de la Comisión Europea para la elaboración de esta publicación no implica la aceptación de sus contenidos, que es responsabilidad exclusiva de los autores. Por tanto, la Comisión no es responsable del uso que pueda hacerse de la información aquí difundida.

Sin conexión a Internet